La muestra, compuesta por veinticinco retratos, óleo sobre tela de mediano formato, además de un importante conjunto escultórico da cuenta del importante trabajo desarrollado por esta artista. Se trata de piezas plenas de misterio y maestría técnica que la consolidan como una de las creadoras más sobresalientes y prolíficas. Su obra está marcada por el misterio y una honda y honesta reflexión sobre la condición y las torsiones propias del ser en este raro tramo de la Historia que nos ha tocado vivir.

 

Marcela Mendy investiga a través de su arte en regiones complejas y tortuosas hasta volverlas diáfanas, felices de ser lo que son, como librándose ella misma así y exorcizando ese dolor cotidiano que no traspasa a todos. El conjunto da cuenta de un trabajo meditado, sin concesiones, sólido y coherente que la consolida definitivamente como una singular exponente del arte chileno de hoy.

La superposición, ese corrimiento de rasgos masculinos y femeninos en una misma faz, que Mendy ha plasmado magistralmente en sus telas, insinúa esa condición simultáneamente masculina y femenina que, en forma diaria, caracteriza a los habitantes de este primer tramo del siglo XXI, esa fusión que mezcla nuestras facciones para significar  sin preámbulos que enfrentamos idénticos retos y desafíos. Y también que en cada rostro se encuentran hoy más presentes que nunca los de nuestros muertos, nuestros descendientes, los seres que amamos y por extensión la Humanidad entera como una necesidad de apego y reconocimiento. Estamos ante una obra coherente, consistente y llena de humanidad, que reconoce en el arte su función cognitiva, indagatoria, capaz de arribar a certidumbres que comparte con sus observadores. Se trata pues de una artista completa, una exponente de primer orden en la escena visual de Chile.

 

ARTECHILENO.CL

OBRAS

CONTACTO